Medicamentos contra la obesidad: las últimas novedades

Medicamentos contra la obesidad: las últimas novedades

Fecha de publicación: 21-05-2024

Actualizado en: 22-05-2024

Asunto: Nutrición

Tiempo estimado de lectura: 1 min

La obesidad es una enfermedad crónica, cada vez más extendida y con frecuentes consecuencias para la salud. No es fácil combatirla: es necesario que quienes la padecen se sometan a un tratamiento a menudo difícil.

En los últimos años, la investigación ha progresado y se están estudiando o están casi en camino nuevos medicamentos contra la obesidad, es decir, moléculas que prometen resultados aún mejores que los adelgazantes autorizados hasta la fecha, manteniendo al mismo tiempo perfiles de seguridad elevados o incluso garantizando una protección cardiometabólica.

Hablamos de ello con el profesor Lelio Francesco Morricone, jefe del servicio de nutrición clínica y prevención cardiometabólica de Palazzo della Salute Wellness Clinic de Milán, donde es posible seguir programas dietéticos y nutricionales personalizados asociados también, cuando está indicado, a terapias farmacológicas.

Los últimos fármacos, disponibles también desde hace poco en Italia

"Durante muchos años, la investigación básica ha permitido comprender mejor los mecanismos reguladores del peso corporal, que implican una compleja interacción entre el cerebro, el tejido adiposo y el aparato digestivo.

Se han identificado moléculas que, al interferir en diversos procesos neurotransmisores y metabólicos, son capaces de condicionar todos los procesos relacionados con la ingesta de alimentos, las señales de hambre/saciedad, el metabolismo del tejido adiposo e influir en numerosos procesos hormonales que regulan el metabolismo de nutrientes clave. 

Esto dio lugar a fármacos que actúan a estos niveles, a menudo estudiados con el fin de tratar la diabetes, y luego extendidos al tratamiento de la obesidad, teniendo en cuenta su capacidad para reducir el peso, independientemente de la presencia o ausencia de diabetes", señala el profesor Lelio Francesco Morricone. “Entre los más innovadores se encuentran:

  • semaglutida;
  • tirzepatida”.

Semaglutida

La semaglutida es una molécula derivada de la liraglutida, un análogo de la hormona GLP-1 que, a través de receptores presentes a nivel entérico, ayuda a:

  • mantener bajo control los niveles de glucosa en sangre, favoreciendo la secreción de insulina y reduciendo la de glucagón;
  • ralentizar el vaciado gástrico, aumentando así la sensación de saciedad. 

Un estudio muy reciente ha demostrado efectos favorables sobre el sistema cardiovascular, reduciendo la frecuencia de infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares en un 20%, incluso cuando se utiliza para tratar la obesidad sin diabetes.

Este fármaco es capaz de lograr una pérdida de peso media del 15% en los pacientes que lo utilizan, por supuesto con respuestas variables que pueden ser menores, pero también mucho más elevadas. 

Los efectos secundarios de estos fármacos suelen producirse en el aparato digestivo, pero casi nunca son tales que obliguen a interrumpir el tratamiento. Entre ellos se incluyen: 

  • náuseas;
  • a veces vómitos;
  • trastornos intestinales.

Utilizada desde hace tiempo para el tratamiento de la diabetes y ahora autorizada (en diferentes dosis) para el tratamiento de la obesidad, ya se comercializa en varios Estados europeos y en Estados Unidos, y pronto debería estar disponible también en Italia en una dosis de 2,4 mg por semana, con una pequeña inyección subcutánea que se administra una sola vez por semana.

El uso indebido de semaglutida a dosis más bajas, como las utilizadas para la diabetes, con fines «adelgazantes» se ha extendido sin control, sobre todo en Estados Unidos, convirtiéndose casi en una moda, hasta el punto de que se ha agotado la disponibilidad del fármaco para tratar a personas con diabetes. Por ello, en la actualidad el fármaco sólo puede utilizarse para el tratamiento de la diabetes, a la espera de la próxima comercialización de la formulación autorizada para el tratamiento de la obesidad. La semaglutida también está disponible en formulación oral, es decir, en cápsulas que se toman por vía oral. 

También utilizable ya para el tratamiento de la diabetes, está en estudio avanzado (de nuevo a una dosis diferente) para el tratamiento de la obesidad.

 

La tirzepatida 

La tirzepatida es un nuevo fármaco que actúa tanto sobre los mismos receptores entéricos sobre los que actúa la semaglutida (GLP-1), como sobre otros receptores de otra «gastroenterhormona», llamada GIP, también implicada en la secreción de insulina.

La FDA (Food and Drug Administration) aprobó la tirzepatida para el tratamiento de la diabetes en mayo de 2022, mientras que su uso para el tratamiento de la obesidad se autorizó muy recientemente. La eficacia es notable, como demuestran los estudios SURMONT, que ya se han presentado a la comunidad científica mundial. En particular, el uso del medicamento durante 88 semanas dio lugar a una pérdida media de peso del 26% con respecto al peso basal, con una pérdida de peso absoluta de unos 28 kg; más de la mitad de los sujetos inscritos en el estudio lograron una pérdida de peso superior al 25%. 

Se está llevando a cabo un gran ensayo para evaluar el efecto de la tirzepatida sobre la mortalidad y los eventos cardiovasculares, que concluirá en un par de años. Mientras tanto, la tirzepatida debería aprobarse pronto en Italia para su uso en el tratamiento de la diabetes.

Medicamentos del futuro

"Otros fármacos muy prometedores están en fase de estudio. Su disponibilidad requerirá la autorización final de las autoridades reguladoras europeas e italianas, que sólo podrá tener lugar una vez finalizados los estudios en curso para verificar su eficacia y seguridad", añade el profesor Morricone.

A continuación, presentamos las moléculas más "prometedoras":

  • retatrutida: este medicamento también se denomina "triple agonista", ya que actúa simultáneamente sobre los receptores de GLP-1, GIP y glucagón, una hormona producida por el páncreas. Los estudios preliminares (fase 2) muestran una pérdida de peso muy significativa, de alrededor del 24% en 48 semanas, con una pérdida media absoluta de unos 26 kg en las dosis más altas probadas. Más del 90% de los pacientes pierden al menos un 10% de peso, dos tercios un 20% y una cuarta parte más del 30% de su peso inicial. El estudio de fase 3 está en curso;
  • cagrilintida: este medicamento actúa como un análogo de la amilina, otra hormona implicada en la regulación del peso corporal. Se está probando, tanto solo como en combinación con semaglutida, y los resultados preliminares son muy alentadores.  Los estudios en curso finalizarán en 2024, 2025 y 2027 e investigarán también los efectos sobre la obesidad y el sistema cardiovascular;
  • survodutida: un análogo dual del glucagón y el GLP-1 también parece capaz de lograr una pérdida de peso significativa. Se está realizando un estudio de fase 3;
  • orforglipron: se trata de una pequeña molécula que también actúa sobre el receptor de GLP-1 y se toma por vía oral. Los resultados preliminares muestran una reducción de peso superior al 14% (al menos la mitad de los participantes en el estudio lograron disminuciones superiores al 15%). El estudio de fase 3 está en curso.

"En conclusión, hay muchos estudios en fase avanzada que probablemente conducirán a moléculas muy eficaces en el tratamiento de la obesidad. Éstas se añadirán en los próximos años a las que ya están disponibles o lo estarán próximamente (semaglutida 2,4 y tirzepatida).

No obstante, siempre hay que reiterar y subrayar que estas terapias deben iniciarse y continuarse bajo la orientación de médicos experimentados y no pueden ser una cuestión de «hágalo usted mismo». De hecho, la gestión de la terapia también incluye la gestión de los posibles efectos indeseables y sigue requiriendo un estrecho seguimiento médico-especialista.

Además, estas terapias, para ser eficaces, deben ir siempre asociadas a cambios en el estilo de vida y a modificaciones de los hábitos alimentarios. Por lo tanto, la lucha contra la obesidad puede recurrir y recurrirá cada vez más a herramientas valiosas, si, no obstante, se utilizan de la forma adecuada y en pacientes con los requisitos adecuados", concluye el profesor Morricone.

Leer otros

Nutrición
28-06-2024

Consejos del dietista: ¿qué comer en verano?

Nutrición
19-02-2024

Qué es el síndrome metabólico y cómo se trata

Nutrición
25-09-2023

Cómo acelerar el metabolismo